miércoles, 17 de julio de 2013

Convertirse en padres...

... no implica dejar de ser personas y, ni mucho menos, pareja.
 
Anular nuestra individualidad no nos convierte en mejores progenitores, sino en sombras de lo que fuimos que difícilmente ofrecerán a sus hij@s una imagen sana e integral de lo que supone la familia en la vida de una persona.
 
En la maternidad/paternidad el lema de "la naranja entera" también es aplicable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario